Nutrir el no lugar

Entender el no lugar aquí es más fácil que nunca. El no lugar trasciende el espacio y se coloca en el medio de todo. En lo que hago, en lo que veo, en lo que siento cuando no miro más allá. Fuera gritan, gritan mucho. Y en este lugar grande, en esta casa sin techo y sin paredes, el no lugar es el lugar más claro. Aquí me quedo para transitar el día a día, para transitar la vida. Lo nutro en el movimiento hacia dentro para luego, volar fuera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.