lletra i cos

Ese paisaje nuevo

Es la música, el silencio, el ruido. 
Es mi cuerpo, mi piel, mis poros.
Es el aire, el agua, casi el café de cada mañana.
Es el tiempo con pausa, con prisa, tan rápido, tan lento.

Y es el miedo, las voces, la extrañeza.
El olor a nada, a todo y a ti.

Tan imperceptible.
Tan fuerte.
Tan sencillo.
Tan difícil y ligero.

Y es la certeza de estar aquí.
Ese paisaje nuevo. 

[/videoo

(y suena Mari Samuelsen @samuelsenofficial

 

Ese lugar ligero

Ese lugar ligero que a veces es la vida.
Ahí estoy hace un rato. Encontrándome con algo distinto.
Dejando espacio a los cierres que arrastran el tránsito.
Soltando lo pesado, lo denso, lo confuso y difícil, a ratos.
Después, se asienta de nuevo la vida, con más plenitud y certeza. 
Y las vísceras hablan, la sangre late, lo nuevo pide espacio.
Abro la boca y ya no grito. Ahora, canto.

Niebla en los márgenes

Hoy el día despierta así. Lo miro desde la ventana. Ayer también, casi sin opción. La niebla no, la mirada si: desde la ventana de casa. La niebla en los márgenes se va situando con más claridad. Una claridad nebulosa, que confunde los márgenes. No se mucho donde están ahora mismo. Los límites se estrechan y los márgenes se desdibujan.
De límites y márgenes dice algunas cosas la RAE. Sobre límites, ahora me quedo con esa ‘Línea real o imaginaria que separa dos terrenos, dos países, dos territorios’. Y me pregunto que es real y que es imaginario en mi cabeza, en mi cuerpo.
Entonces me voy a la ‘Ocasión, oportunidad, holgura o espacio para un acto o suceso’ de esos márgenes. Desde ahí, me doy espacio, doy espacio. No se más. Solo que la niebla me habla de esos límites que me sugieren mordazas. De esos márgenes que me recuerdan la ocasión, la oportunidad, la holgura y el espacio.
Me quedo un rato ahí a ver que pasa. Ahora, desde casa.
 

Nutrir el no lugar

Entender el no lugar aquí es más fácil que nunca. El no lugar trasciende el espacio y se coloca en el medio de todo. En lo que hago, en lo que veo, en lo que siento cuando no miro más allá. Fuera gritan, gritan mucho. Y en este lugar grande, en esta casa sin techo y sin paredes, el no lugar es el lugar más claro. Aquí me quedo para transitar el día a día, para transitar la vida. Lo nutro en el movimiento hacia dentro para luego, volar fuera.

Aquesta web fa servir cookies / Esta web usa cookies / This web uses cookies    + info
Privacidad